Federación Foros por la Memoria
Comunicados y Documentos de la Federación
Noticias
Agenda
Artículos y Documentos
Home » Artículos y Documentos, Noticias

‘Deportado 4443’

laopinion.es, 06.05.2017 | 7 mayo 2017

Carlos Hernández decidió poner en conocimiento de todo el mundo la historia de los españoles que vivieron en los campos de concentración nazis a través de twits

 

Vivimos una época básicamente visual. Pese a quien pese. Y el wasap o las redes sociales han impuesto una cultura basada en ofrecer la máxima información posible con el menor número de palabras.

Eso fue lo que probablemente pensó el escritor y periodista Carlos Hernández de Miguel cuando decidió poner en conocimiento de todo el mundo la historia de los españoles que vivieron en los campos de concentración nazis a través de twits. La obra Deportado 4443, realizada junto al ilustrador Ioannes Ensis, recoge ahora en viñetas esa experiencia, y ha sido publicada por Ediciones B, narrando las vivencias de 9.300 españoles, entre ellos 45 canarios, que estuvieron en Mauthausen. El trabajo se centra en los actos de heroísmo que tuvieron algunos de esos compatriotas, aunque el protagonista sea Antonio Hernández Marín.

Deportado 4443 sigue la tradición del periodismo de investigación gráfico cercano a gente como Art Spiegelman Fréderic Pajak o Joe Sacco. Todo empezó cuando en enero de 2015, la voz del prisionero español tomó la forma de @deportado4443, una cuenta que durante tres meses y medio narró en directo su experiencia en el campo de concentración. El objetivo era imaginar que Hernández Marín tenía un móvil y que tuiteaba lo que veía. De este modo, @deportado4443 era el portavoz de todos sus compañeros e iba contando cosas que realmente pasaron a todo un colectivo de españoles.

La narración en Twitter de lo vivido allí llegó a tener una gran repercusión, con más de 40.000 personas que siguieron su testimonio. Su historia luego se convertiría en documental y ahora se ha transformado en un cómic. Tras combatir en la Guerra Civil, Hernández tuvo que exiliarse. Más tarde se alistó en el Ejército francés para combatir el nazismo, pero fue capturado y terminó en Mauthausen, donde se convirtió en el número 4443 que titula este trabajo imprescindible.

Pero leer un cómic como este es también combatir el olvido, reescribir los libros de historia contando con la voz acallada de muchas pesonas. Y es que una de las cosas que más impresiona de los supervivientes de Mauthausen y otros campos de concentración nazis es que tras sufrir muchas traiciones a lo largo de su vida, la que más les duele ha sido el olvido de la democracia, que pasó un tupido velo sobre el sufrimiento de todos ellos.

Esta obra acaba con una injusticia sostenida durante muchos años, ya que la tragedia de esas personas fue un desprecio premeditado y absolutamente teledirigido desde el poder fascista, el empeño consciente del franquismo en borrar estas huellas una vez terminada la Segunda Guerra Mundial ya que no le convenía que hubiera rastro de complicidad con la Alemania nazi. Así, y durante 40 años, el tema fue ignorado deliberadamente, algo entendible dentro de la lógica dictatorial. Sin embargo, lo que no resulta tan lógico es que con la llegada de la democracia, el sistema político español no hiciese acopio de revisión histórica de los deportados y exiliados. “Es evidente que la Transición tuvo cosas buenas y cosas malas”, señala el proio Carlos Hernández de Miguel. “Pero debemos recordar que a cambio de que los militares levantaran la amenaza de golpe de estado, los demócratas redactaron una Constitución con una pistola en la cabeza”, subraya. “Ellos pensaban que a partir del año 1975 les había llegado el momento del reconocimiento por haber terminado en campos de concentración luchando contra el fascismo. Pero cuando se dieron cuenta de que no iba a ser así, les dolió profundamente. Ahora, 40 años después de la muerte de Franco, tenemos que seguir peleando para que esto se conozca, para que aparezca en los libros de historia y nuestros hijos sepan qué les pasó a sus abuelos”, añade.

Sea como fuera, las cosas están cambiando. Hartos de ver películas que celebran actos heroicos de estadounidenses, franceses o ingleses contra los nazis, una obra como esta debería ser de obligada lectura en las escuelas deEspaña ya que, como Paco Roca también demostró en su trabajo Los surcos del azar, los españoles también tuvimos un papel fundamental en la II Guerra Mundial. Pero aún queda mucha Memoria Histórica que rescatar en este país.

http://www.laopinion.es/cultura/2017/05/07/deportado-4443/773175.html