Federación Foros por la Memoria
Comunicados y Documentos de la Federación
Noticias
Agenda
Artículos y Documentos
Home » Noticias

El despacho de Queipo de Llano o cómo hacer apología del golpe de Estado de 1936

Público, 01/09/2017 | 4 septiembre 2017

Desde 1992 el despacho del general fascista se exhibe de forma permanente en el Museo Histórico Militar de Sevilla

 

 

El Instituto de Historia y Cultura Militar del Ejército de Tierra intenta justificar a ‘Público’ el interés “histórico de la pieza” por la que han pasado ya 82.000 visitantes en 2017.

SEVILLA MARÍA SERRANO

El recuerdo de la figura del general fascista Gonzalo Queipo de Llano ha dejado más de una huella en la ciudad de Sevilla. Hay varios ejemplos: el majestuoso cortijo de Gambogaz que el Ayuntamiento de la ciudad le donó en 1937 es uno de ellos. Otros símbolos que recuerdan el paso de este militar por Sevilla pueden encontrar desde 1992 en el Museo Histórico Militar de la ciudad andaluza.

Se trata del despacho y micrófono con los que el jefe del Ejército del Sur lanzaba proclamas de odio a la Sevilla de los vencidos. La mesa donde Queipo firmaba miles de sentencias de muerte es hoy una pieza “histórica” dentro del museo para el reclamo de turistas que pasean por el interior de la Plaza de España de Sevilla.

“No incumple la ley de memoria la exhibición de este despacho, ya que este general fue un cargo relevante dentro del Ejército, como fue jefe de la Segunda División Orgánica”, apuntan en declaraciones a Público responsables del Instituto de Historia Militar del Ejército de Tierra.

Este organismo alega “el valor histórico de la pieza” para justificar que el despacho esté en exposición permanente. Pero juzguen ustedes mismos. ¿Es democrática la exposición del despacho de un militar sobre el que pesan miles asesinatos de la represión en Andalucía y Badajoz? “No tenemos intención de retirarlo”, afirman a Público desde el Instituto Militar. Otros, como el historiadores Francisco Espinosa califican la exposición como “apología al golpe de Estado y una muestra de muy mal gusto”. El anterior museo, hoy ya cerrado, se ubicaba en la Maestranza de Artillería.

El Instituto Militar depende del Ejército de Tierra. Este a su vez del dinero público otorgado por partidas de financiación del Ministerio de Defensa. Sorprenden las visitas al recinto: en total 82.000 personas han visto esta exposición militar permanente a lo largo de 2017.

Desde su despacho en la Plaza de la Gavidia junto al micrófono, también expuesto, Queipo insultaba, amenaza y aterrorizaba a los sevillanos en cada una de sus arengas. Espinosa relata cómo los propios vecinos de la “Sevilla más popular escondían los aparatos de radio para que no se escuchara en lugares públicos por el efecto tan demoledor que provocaba”. Y es que Queipo no tenía escrúpulos a la hora de mantener una dura guerra psicológica para someter a sus vecinos.

De todos sus discursos, destaca la crueldad del general para incitar incluso la violación de las mujeres republicanas. “Nuestros valientes Legionarios y Regulares han demostrado a los rojos cobardes lo que significa ser hombres de verdad. Y, a la vez, a sus mujeres. (…) Ahora por lo menos sabrán lo que son hombres de verdad y no milicianos maricones. No se van a librar por mucho que berreen y pataleen”.

Sin denuncias públicas sobre la exposición

Ninguna asociación ha presentado una denuncia reciente ante la evidente apología del fascismo en un museo de ámbito estatal. Sin embargo, las opiniones de los principales representantes de los grupos memorialistas dejan entrever la discordia que supone exponer este tipo de símbolos. Paqui Maqueda, presidenta de la asociación Nuestra Memoria sentencia: “No se debe ni se puede exhibir símbolos fascistas con dinero público como reclamo al turismo”. En el museo no se observan muestras del Ejército Popular de la República. Tampoco imágenes de sus generales. “El ejército democrático debe actualizarse y reconocerse en el ejemplo de democracia y no en símbolos de la dictadura que durante cuarenta años arrojó terror y muerte en el suelo de esa patria a la que dicen defender con su vida”.

En el museo no se observan muestras del Ejército Popular de la República

Cecilio Gordillo habla como coordinador del grupo Recuperando la Historia Social de Andalucía de CGT de la “responsabilidad de las administraciones en la retirada de estas muestras de odio”. No solo por parte de la ley estatal del año 2007. También por la reciente “ley de memoria democrática andaluza que tiene que intervenir ante este tipo de supuestos”. Además, aclara el interés de su asociación en que se investigue la propiedad donada a la familia de Queipo de Llano, el Cortijo de Gambogaz, propuesto por el Grupo como un posible nuevo lugar de la memoria en Andalucía.

El mueble y micrófono se situaron desde julio de 1936 en la antigua sede del ejército, la plaza de la Gavidia de Sevilla. El antiguo cuartel de Queipo es actualmente la sede de los servicios centrales de la Consejería de Justicia. La intención de la Junta en 2008, a través de la exconsejera Evangelina Naranjo, sería crear en este espacio el Centro de la Memoria Histórica de Andalucía. El inmueble sería un espacio de consulta sobre documentación de la Guerra Civil y la represión en la comunidad. Sin embargo, en la actualidad no hay indicios de la ejecución del proyecto.

El querido y despreciado Queipo de Llano en Sevilla

La Sevilla más conservadora siempre consideró a Queipo como un “hijo querido”, a falta de retirar aún a día de hoy su tumba de la actual basílica de la Macarena. En vida la gloria de Queipo no duró muchos años. “La imagen de salvador le duró poco tiempo. Tras la victoria de Málaga en el año 1937, cargos muy significados del régimen comenzaron a hacer voz crítica contra este militar que iría poco a poco quedando relegado”, aclara el historiador Francisco Espinosa.

Cuando preguntamos a Espinosa sobre el número de víctimas que pesan sobre la firma de Queipo destaca que la cifra podría ser mucho mayor si “los militares y la propia policía dejaran a los investigadores entrar en sus archivos. Puede que la documentación esté retenida o desaparecida, pero hasta ese momento no sabremos el número de crímenes de guerra de militares tan sanguinarios como Queipo de Llano”.

Unas proclamas elogiadas por la Alemania nazi

Al final la guerra, Queipo fue ascendido a teniente general. Cada vez más incómodo para el nuevo régimen de Franco, el jefe del entonces Ejército del Sur fue perdiendo posiciones entre la jefatura franquista por su carácter impulsivo. Sus proclamas radiofónicas llegaron a molestar a los propios vencedores. “Era tal el desagrado de aquellos mensajes, burdos y malsonantes que en el mes de enero de 1938 quisieron terminar con las parodias que montaba. Los propios franquistas odiaban escuchar la propia emisora de Unión Radio Sevilla”.

Espinosa recuerda que fue tal la creación de la atmósfera de terror que “el propio gobierno nazi condecoró a Queipo por sus arengas radiofónicas en los años de mayor esplendor de Hitler”. En 1942 volvería de su exilio en Italia para continuar su plácida vida en la el cortijo Gambogaz, que el general había comprado con dinero público —100.000 pesetas— en diciembre de 1937.

El cortijo Gambogaz, regalo de la ciudad de Sevilla

El entonces alcalde Ramón de Carranza entregó a Queipo de Llano una ofrenda económica de unas 100.000 pesetas. Esta elevada partida agradecía la “salvación de la barbarie roja”.

Queipo y su familia invertiría la cifra en la compra del conocido Cortijo de Gambogaz, situado en las cercanías de los terrenos de la Expo 92. El paraje encuentra prácticamente abandonado. La titularidad se encuentra a nombre de la actual Fundación Proinfancia Queipo de Llano y de sus herederos legítimos los nietos de Queipo de Llano. El Ayuntamiento de Camas y asociaciones memorialistas como la CGT reclaman la titularidad pública del cortijo para convertirlo en lugar de la memoria y en un futuro centro de interpretación.

Gambogaz, lugar de la memoria

Eva Pérez, delegada de cultura del ayuntamiento de Camas presentó en 2012 una propuesta, junto al grupo memorialista de CGT Andalucía, recogiendo la intención de que el Cortijo de Gambogaz sea incorporado al catálogo de Lugares de la Memoria Histórica. La Dirección General de Memoria Democrática de la Junta acogería el trámite para su estudio.

La propuesta presentada también por el Grupo Recuperando la Memoria de la Historia Social de Andalucía, de CGT-A, reclama el interés en Gambogaz por el desarrollo “de trabajo esclavo por parte de presos políticos” en las tierras de Queipo.

http://www.publico.es/politica/memoria-publica-despacho-queipo-llano-apologia-golpe-1936.html