Federación Foros por la Memoria
Comunicados y Documentos de la Federación
Noticias
Agenda
Artículos y Documentos
Home » Artículos y Documentos, Destacadas, Federación Foros por la Memoria

Carta a Pablo Iglesias, Secretario General de Podemos

Emilio Sales. Foro por la Memoria de Toledo, 29-12-2017 | 9 enero 2018

Sobre el acto que hace unas fechas se celebró en Valencia y que contó con tu presencia

 

 

PABLO IGLESIAS TURRIÓN

Secretario General de PODEMOS

Estimado Compañero:

Me pongo en contacto contigo para comentarte algunos detalles que he leído en algún medio de comunicación respecto al acto que hace unas fechas se celebró en Valencia y que contó, además de con tu presencia, con las de José García Molina y Ana Navarrete, miembros de Podemos en Castilla-La Mancha, y con Esther López Barceló de Esquerra Unida del País Valenciá. También estuvo Enriqueta Horcajuelo, hija de Enrique Horcajuelo Ramos, natural de la localidad toledana de S. Bartolomé de las Abiertas y que fue ejecutado/asesinado en 1942, cuyos restos muy posiblemente se hallan en la fosa común del cementerio de la localidad de Talavera de la R. (Talavera del Tajo en la época de la República).

Hay una cuestión previa, antes de comentarte el tema de la petición que esta ciudadana realizó para exhumar los restos de su padre. Leo con atención las palabras que dirigiste al público asistente y la frase que encabeza la información “la memoria histórica es la gasolina patriótica del futuro”. Desde luego no es mi pretensión desaprobar o asentir ante tal aserción. Espero que no sea una agraciada frase para acaparar un titular y que en efecto sea una idea por la que expones que la recuperación de la memoria democrática (prefiero decirlo así antes que recuperación de la memoria histórica) debe ser el combustible para que esta sociedad o ciudadanía (también prefiero estas palabras antes de patriótica) convierta a nuestro país en una verdadera democracia y dejemos atrás ese poso franquista que desgraciadamente aún nos invade.

Paso a comentarte algo sobre la situación de la petición de Enriqueta y que creo que deberías saber. La recuperación de la memoria democrática es, como estas al corriente, una cuestión que excede las exhumaciones de fosas comunes del franquismo que, siendo muy importantes y que tienen el valor añadido de tocar la fibra sensible por lo que significa del dolor de tantas familias. La llamada ley de memoria histórica incide en eso precisamente, en dejarlo todo en el ámbito privado y familiar, cuando la realidad es que es una obligación del estado y que hay, además de la memoria familiar, la memoria colectiva de un pueblo masacrado por el fascismo. Es por ello que a Enrique Horcajuelo Ramos, que no es un desparecido, la recuperación de su memoria pasa no por la exhumación sino por la anulación de su sentencia.

La recuperación de esa memoria abarca la necesidad de conocer la verdad, hacer justicia, reparar a las víctimas y asegurarnos de que no habrá repetición. Conseguir estos objetivos pasan por la anulación de la Ley de Amnistía, la anulación de los juicios franquistas (llevados a efecto por tribunales ilegales), la retirada de honores a los golpistas y asesinos (medallas, nombramientos de hijos adoptivos, de hijos predilectos, de calles, plazas, monumentos, etc…), el acceso a los archivos, la incautación de bienes a los defensores de la legalidad republicana, acometer de una vez por todas el tema del Valle de los Caídos, con la eliminación de la cruz (una cruz que para nada tiene que ver con un signo de reconciliación y paz, sino que es la cruz de los esclavos, la cruz de Espartaco), y así muchas otras cuestiones.

Bien, la fosa del cementerio talaverano está en un recinto municipal, por lo que tiene algunas derivaciones y efectos diferentes a las que se localizan en un campo, cuneta, etc… Al estar en un lugar cerrado es necesario mantenerla como lugar de memoria, cuestión que hoy por hoy podemos considerar así dado que está perimetrada (aunque no se sabe a ciencia cierta si los limites que tiene en estos momentos, ajardinada y con una pequeña fila de verjas pequeñas son los que ocupa la fosa o esta es más amplia) y que, además, tiene un monolito con el siguiente lema “aquí yacen los restos de un número indeterminado de hombres y mujeres que dieron su vida por la libertad. Excmo. Ayuntamiento de Talavera. Mayo 1987” y en la pared del fondo una cantidad considerable de placas con los nombres de asesinados de diversos pueblos de la zona y de otros lugares de nuestro país, entre estas placas está la de Enrique Horcajuelo. Un lugar de memoria donde periódicamente se realiza un homenaje a los represaliados en la Talavera y donde hace poco más de un año celebramos un acto de consideración y recuerdo a los diez dirigentes políticos y sindicales canarios que fueron secuestrados y asesinados en esta localidad por miembros de la falange, los llamados diez del Dómine (el buque donde fueron trasladados desde Canarias hasta Vigo)

Esta fosa no está estudiada por lo que no se sabe la cantidad de personas que allí fueron enterradas, algunos hablan de 500, otros que más y si hacemos caso de las notas que el periodista norteamericano John T. Whitaker, corresponsal del New York Herald Tribune, que venía acompañando al ejército franquista (la llamada columna de la muerte) y que según cuenta durante su estancia en la ciudad contaba los “tiros de gracia” y si así fuera la cantidad sería mucho mayor.

Esta fosa era, además, un patio de caridad, por lo que en él se enterraban personas menesterosas, transeúntes, niños no bautizados, etc. Por ello es muy complicado el poder asegurar que en el lugar solo hubiera personas represaliadas/asesinadas por lo represores fascistas. El cementerio ha sufrido reformas desde su inauguración, se han producido ampliaciones, nuevas construcciones de nichos y, desde luego, la fosa para nada tenía el aspecto que ahora tiene (han pasado 75 años). Según Enriqueta ella sabe exactamente lo pasos que hay desde un árbol hasta el lugar donde enterraron a su padre, con todos los respetos y ahondando en lo anteriormente dicho, el lugar no está igual, la perspectiva de una niña nada tiene que ver con una persona adulta (han pasado más de siete décadas)

¿Qué pasaría si se procede a la cata en el lugar y aparecen restos de varias personas? Hay que tener en cuenta que solo se busca a una, ¿qué se hará con los restos de los otros, en el hipotético caso de que se encontraran los de Enrique? Partiendo de esa premisa (solo se busca a una persona) y que una gran cantidad de personas asesinadas no dejaron descendencia, ¿los demás restos óseos se volverán a echar a la fosa?

En todo caso lo único que, si se encuentran los restos de Enrique, se procederá es a un traslado de restos, aquí no habrá una de los supuestos que nos mueven en la recuperación de la memoria, la de JUSTICIA. No habrá intervención judicial, no se abran diligencias y a la postre Enrique Horcajuelo Ramos seguirá a todos los efectos como un delincuente porque oficialmente es así. Como comento en el artículo que acompaño (junto a otros dos que creo dan una visión muy completa de la situación de la impunidad franquista) se puede intentar recuperar la memoria y al mismo tiempo enterrarla. Da la impresión de que se intenta enterar bien lo que Franco enterró mal.

Como estamos hablando de memoria sería bueno ponerla a trabajar. Puede ser que estemos haciendo el juego a quienes quieren precisamente destruir la memoria antifascista y los lugares que se han construido o se pretenden construir. Hace unos meses el equipo de gobierno de Talavera (Partido Popular apoyado por dos tránsfugas de Ciudadanos) soltó un globo sonda en el cual sugería la posibilidad de que el lugar que hoy ocupa la fosa común en el cementerio fuera susceptible de que se construyeran nichos. La cosa se quedó parada tras alguna protesta por parte de colectivos de la ciudad. Pero la espada de Damocles está ahí. Baste recordarla acción que hace unos años protagonizó el entonces alcalde de Toledo (el popular José Manuel Molina, aquel amigo de Blas Piñar) cuando metió la excavadora en el Patio 42 y removió la tierra con los restos de los cientos de asesinados en la represión en la capital provincial. En ese momento la intervención de muchas personas, con la inestimable determinación del entonces Concejal de IU en el Ayuntamiento toledano, Aurelio San Emeterio, no solo consiguió parar la vergonzosa barbaridad perpetrada por el regidor sino que tiempo después el lugar se convirtió en un lugar de memoria donde se puede homenajear a los represaliados republicanos.

Por todo ello, respetando como es indudable la pesadumbre que la hija de Enrique Horcajuelo siente sería conveniente no “alimentarla” desde organizaciones y/o asociaciones que deberían tener claro lo que significa la muy probable imposibilidad en muchos casos de encontrar los restos de un represaliado que, dicho sea de paso, no es un desparecido. Hay una tendencia a llamar desaparecidos a todos los asesinados por el franquismo cuando la realidad es que solo (o casi) se les puede dar este nombre a los que fueron víctimas del llamado primer terror, posteriormente se documentaron por las sentencias en juicios que , sabiendo que eran un paripé, al menos dejaron constancia del lugar de su inhumación.

Te adjunto tres artículos que versan sobre el tema y que están escritos por miembros de la Federación Estatal de Foros por la Memoria (Arturo Peinado, Pedro García Bilbao y el que esto escribe).

Siempre a tu disposición para cualquier asunto relacionado con el tema que nos ocupa y preocupa.

Recibe un saludo fraternal.

En Talavera de la R. 29 de diciembre de 2017.

Emilio Sales Almazán. Presidente del Foro por la Memoria de Toledo