Federación Foros por la Memoria
Comunicados y Documentos de la Federación
Noticias
Agenda
Artículos y Documentos
Home » Artículos y Documentos

Los sobornos de Reino Unido a Franco para que Hitler no conquistara Gibraltar

El Confidencial, 09/10/2018 | 10 octubre 2018

Una serie de documentos desclasificados por parte del gobierno británico confirmaron que el pago de 13 millones de dólaresUna serie de documentos desclasificados por parte del gobierno británico confirmaron que el pago de 13 millones de dólares ayudó a que España no entrara en la II Guerra Mundial

RUBÉN RODRÍGUEZ

Corría el año 1940 cuando Adolf Hitler empezó a encontrarse con las primeras dificultades logísticas durante la II Guerra Mundial. Hasta esa fecha, el líder nazi había conseguido buena parte de sus objetivos militares sin demasiadas dificultades pero, entonces, se encontró con un escollo inesperado: Reino Unido. Las dificultades para lograr invadir el país británico hicieron que cambiara su estrategia, para lo que necesitaba a alguien más: a Franco.

Tras la rendición de Francia el 22 de junio de 1940, Hitler ya contralaba buena parte de Europa, siendo Reino Unido uno de los pocos lugares que escapaban a su dominio. Fue así como decidió en julio de ese mismo año comenzar a bombardear la isla, con el objetivo de provocar una rendición que le permitiera conquistar un nuevo país. Pero lo que el ‘Fürher’ no esperaba era que Winston Churchill, el primer ministro británico, no diera su brazo a torcer.

En vista de las dificultades para doblegar a Reino Unido, Hitler entendió que la única manera de conseguirlo era acabar con la Royal Air Force de la mano de la Luftwaffe para, una vez finalizada la resistencia aérea, conseguir desembarcar con las fuerzas de tierra y provocar la rendición británica. Pero pasaban los meses y no conseguía el éxito esperado, momento en el que comprendió que la única manera de ‘ahogar’ a Reino Unido pasaba por las manos de Franco.

Según asegura la historiadora Jules Stewart en ‘BBC History’, la falta de éxito en la Batalla de Inglaterra dio lugar a que Hitler ideara la Operación Félix. ¿En qué consistía? Pues ni más ni menos que conseguir controlar Gribaltar, para así poder dominar el Mediterráneo y cortar el flujo de suministros hacia Reino Unido, lo que provocaría que los continuos bombardeos alemanes terminaran por asfixiar a los británicos e irremediablemente condujera a su rendición.

Para conseguirlo, la mejor opción para Hitler era hacer que España se involucrara en la II Guerra Mundial, algo que el propio Franco vio como una oportunidad para negociar. Según ‘BBC History’, las peticiones del dictador español para unirse al Eje fueron las colonias del norte de África, el Camerún francés y el propio Gibraltar, algo que Hitler consideró intolerable. Ante la falta de acuerdo, trató de buscar una nueva estrategia con la que conseguir su objetivo.

Se trataba de que las fuerzas armadas nazis cruzaran España hasta llegar a Gibraltar -con la connivencia secreta de nuestro país-, ante lo que se presentaría una protesta diplomática formal, lo que valdría a Franco para demostrar que seguía siendo neutral y estaba en contra de lo que estaba sucediendo. Pero el dictador se negó a aceptar esa situación. Lo que nadie esperaba era que Reino Unido también tenía su estrategia para conseguir frenar a Hitler… de la mano del propio Franco.

13 millones de dólares en sobornos

Churchill también era consciente de que el Mediterráneo era fundamental para evitar ser acorralado por la Luftwaffe, por lo que controlar Gibraltar era fundamental. Por ello, de la mano del MI6 y del agregado naval de la embajada británica en Madrid, Alan Hillgarth, decidió distribuir hasta 13 millones de dólares entre las figuras más prominentes del régimen español para mantener el compromiso con la neutralidad y no entrar en la II GM, según explica Jules Stewart.

Esta información se pudo saber después de que el Ministerio de Asuntos Exteriores británico desclasificara la correspondencia secreta entres ambos países, donde se confirman los sobornos a altas instituciones. De hecho, esta táctica consiguió su objetivo, impidiendo que las fuerzas nazis consiguieran cruzar España y conquistar Gibraltar, como primer paso para terminar sometiendo a Reino Unido a través del control total del Mediterráneo.

En su propio testamente político, dictado a su secretario privado Martin Bormann, Hitler confirmaba que sería el primer golpe que acabó con el nazismo: “Lo más fácil hubiera sido ocupar Gibraltar con nuestros comandos y con la complicidad de Franco, pero sin ninguna declaración de guerra de su parte. Hubiera cambiado la situación en el Mediterráneo en un solo golpe”. Un soborno que, a la postre, pudo ser básico para el desarrollo de la II Guerra Mundial.

https://www.elconfidencial.com/mundo/2018-10-09/adolf-hitler-segunda-guerra-mundial-franco-reino-unido-gibraltar_1627609/