Federación Foros por la Memoria
Comunicados y Documentos de la Federación
Noticias
Agenda
Artículos y Documentos
Home » Noticias

El atasco parlamentario imposibilita a Sánchez sacar a Franco este año

El Confidencial, 07/11/2018 | 7 noviembre 2018

La prórroga de PP y Cs durará algunas semanas más y dilatará el resto de pasosPoco a poco se van confirmando los peores temores del Gobierno. La promesa va camino de no poder cumplirse

El Gobierno contaba con que los trámites parlamentarios de los que depende la exhumación de Francisco Franco podían alargarse. Pero poco a poco se van confirmando sus peores temores. Y la primera consecuencia ya está encima de la mesa: es prácticamente imposible que los restos del dictador abandonen Cuelgamuros antes de que finalice el año, como prometió Pedro Sánchez. El presidente ha convertido un asunto de gran complejidad en una de las banderas de su mandato, que arrastra ya muchas rectificaciones desde el pasado verano. Y lo que es todavía peor: su consumación depende de muchos factores ajenos al Ejecutivo que están dejando en evidencia una cierta improvisación de los socialistas, negada por ellos, y las dificultades para sacar adelante una de sus promesas.

El primer paso ya se encuentra atascado. El Gobierno ha decidido abrir una nueva vía para evitar a toda costa que Franco repose para siempre en la catedral de la Almudena. Y lo quiere hacer reformando la Ley de Memoria Histórica (actualmente en tramitación) con enmiendas parciales que, entre otras cosas, prohíban con todas las letras la inhumación del dictador en la cripta de la emblemática catedral y en cualquier otro lugar de acceso al público donde se le exalte. La pasada semana finalizó el plazo para presentar enmiendas a la totalidad y, como ningún grupo lo hizo, se dio paso a las modificaciones al articulado. El objetivo de los socialistas era que esta misma semana PP y Ciudadanos (que suman mayoría aboluta en la Mesa del Congreso) no solicitaran una prórroga y los tiempos continuaran avanzando

Sin embargo, ambos grupos decidieron solicitar más tiempo para poder seguir trabajando en sus propias enmiendas. Desde Ciudadanos, insisten en que las suyas irán en línea con el informe de expertos que el Gobierno “desoyó” y recuerdan que lo habitual es que al menos las enmiendas parciales se estudien durante dos semanas. Por ahora, solo ha pasado una. Fuentes del grupo naranja insisten en que su intención no es “bloquear por bloquear”, ni tampoco “torpedear nada”. Al mismo tiempo, reconocen que no están por la labor de que todo sea “deprisa y corriendo” como pretende el Gobierno, dicen, “para dar salida a sus improvisaciones”.

En el partido que lidera Albert Rivera estiman que el trabajo de enmiendas parciales puede llevar finalmente tres o cuatro semanas. No tienen intención de resolverlo el próximo lunes, como pide el Grupo Socialista. Una vez pasado este plazo y cuando tengan las enmiendas preparadas, no tendrán inconveniente en dejar de pedir prórrogas junto al PP para que continúen corriendo los tiempos. Pero no antes. Los populares, mientras, mantienen una posición similar a la de los naranjas: consideran que aún hay que dejar pasar algunas semanas para tener perfiladas sus modificaciones al articulado, y redactarlas en la línea del comité de expertos que en 2011 reclutó el entonces ministro de la Presidencia, el socialista Ramón Jáuregui.

La comisión la controla el PP

La cuestión de las prórrogas es crucial para el Gobierno porque quedan muy pocas semanas hábiles en este 2018, por la campaña de las elecciones andaluzas, los festivos y las navidades. Y todo parece indicar que las prórrogas durarán hasta el mes de diciembre. Una vez las enmiendas parciales queden registradas, el proceso de tramitación continúa su cauce. Lo siguiente será el trabajo en la comisión Constitucional, presidida por el diputado del PP Jesús Posada —uno de los dos parlamentarios conservadores que votaron, teóricamente por error, la convalidación del real decreto ley de exhumación del Ejecutivo—, que tiene competencia legislativa plena para aprobar la reforma en el Congreso.

Cs dice que no está por “bloquear por bloquear”, pero reconoce que no están por la labor de que todo sea “deprisa y corriendo” como quiere el Gobierno

La convocatoria de las sesiones de ponencia y comisión depende de Posada, aunque en su entorno señalaban a este diario que no tiene intención de retrasar los trámites. Pero aun así quedaría toda la fase del Senado, en la que el PP disfruta de una holgada mayoría absoluta. Aunque la ley se encarrilase por el procedimiento de urgencia, como se acordó en la Cámara Baja, la tramitación se prolongaría, en la práctica, cerca de dos meses. Y si se introdujeran modificaciones, el pleno del Congreso debería pronunciarse para tumbarlas o confirmarlas antes de su publicación en el BOE. Otro dato: enero es inhábil a efectos parlamentarios, salvo que se habilite.

En el seno del Ejecutivo ya se empieza a asumir lo obvio, que será prácticamente imposible cumplir la promesa, también verbalizada por la responsable de esta complicada cartera, Carmen Calvo, de que Franco abandonaría Cuelgamuros antes de que concluya 2018. De hecho, ya se prepara el terreno y se desliza que un retraso hasta enero de 2019 tampoco sería dramático. El problema es que los plazos aún podrían estirarse más. El control de los tiempos escapa de las manos del Ejecutivo.

Por eso, ya desde el pasado viernes la vicepresidenta advirtió de que el Gabinete echaría mano de todos los mecanismos legales a su alcance para garantizarse que los restos del dictador descansan en un lugar “privado”, “decoroso” y “anónimo”. Es decir, que se buscarán “vías complementarias” para llegar al mismo fin. Alternativas que el Gobierno guarda celosamente para no dar más pistas de las debidas a la familia y a la oposición. En el Ejecutivo solo dicen que “todo está bajo control”, y que no habrá pasos en falso ni equivocaciones. La estrategia se despliega y pone en práctica, no se cuenta, insisten. “El problema es que ahora están presos de sus palabras”, observan fuentes del Grupo Popular.

Sí sería posible Mingorrubio

Desde Vicepresidencia solo se sitúan oficialmente en la siguiente pantalla: la del próximo lunes. “Nosotros mantenemos nuestra intención de presentar nuestras modificaciones a la ley y veremos qué hace finalmente Ciudadanos”, apuntan desde el entorno de Calvo, donde ironizan con “lo poco que le ha durado a Rivera el propósito de enmienda”, su intención de no bloquear sine díe las iniciativas parlamentarias. Cuando se consume un nuevo retraso, podrían tomarse decisiones distintas para sortear el atasco en el Congreso. Pero ningún camino parece sencillo.

El Ejecutivo mantiene su plan de presentar las enmiendas en breve y advierte de que “todo está bajo control”, aunque asume una pequeña demora

En el equipo de Sánchez subrayan que por ahora la vía prioritaria es la de la reforma de la Ley de Memoria Histórica. Se trataría de blindar por ley que Franco no pueda ser exaltado en ningún lugar de acceso público, al margen de quién sea el titular de ese espacio. Las enmiendas pretenden incorporar “un régimen sancionador que, más allá de las sanciones pecuniarias, alcanza el cierre temporal o definitivo de dichos espacios abiertos al público”. Según advierte el Ejecutivo, quedará muy claro, por la redacción de sus aportaciones, que el dictador no puede acabar en la Almudena, que no habrá margen de interpretación.

Las enmiendas no impedirían llevar los restos del general al cementerio de Mingorrubio, en El Pardo, donde está enterrada su mujer, Carmen Polo, en una tumba que, como notificó este martes el Ayuntamiento de Madrid a la familia, es propiedad de Patrimonio Nacional. “Vamos a impedir por ley el enaltecimiento público del dictador y de la dictadura en un espacio público abierto. Un cementerio es otra cosa, indudablemente”, apuntaba el número dos del Grupo Socialista, Rafael Simancas. El texto que registre el PSOE también contendrá otras novedades: creación de una comisión de la Verdad para recuperar y analizar todos los testimonios y documentos del periodo comprendido entre 1936 y 1978, atribución al Estado de la apertura de las fosas franquistas y retirada de las condecoraciones a torturadores como el policía Billy el Niño.

Calvo, que este martes acudió al Senado a la sesión de control, no quiso dar más detalles de los planes del Ejecutivo. Preguntada por los periodistas, se limitó a asegurar que el Gobierno trabaja para hacer cumplir “el objetivo de la ley”, que no es otro que Franco sea enterrado “con respeto y privacidad”.

https://www.elconfidencial.com/espana/2018-11-07/atasco-parlamentario-imposibilita-sanchez-sacar-franco-valle-2018_1641455/